Entrevista a D. Manuel Martínez-Sellés autor de “Y Dios se hizo…célula”

18 Mar 2015

A Manuel Martín Sellés le gusta presentarse como esposo, padre de seis hijos de los que se siente profundamente orgulloso. Profesionalmente tiene motivos también para sentirse así.  Es Jefe de la Sección de Cardiología de la Sociedad Española de Cardiología. Además de numerosos premios y menciones desarrolla  su día a día en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid donde es Jefe de la  Sección de Cardiología. Autor de  varias publicaciones especializadas,  con este libro ha querido dar un salto para llegar a todos los lectores a través de la divulgación científica. Su libro pretende dar  una perspectiva de ciencia desde la fe al precioso momento de la Encarnación. Porque Jesús fue también célula.

 

¿Qué ha pretendido con este libro?

El libro trata de dar una visión desde la fe y la ciencia de lo que es la encarnación, el inicio de la vida. La primera parte habla de la Encarnación, a mi esa palabra me encanta. La segunda parte va encaminada al inicio de la vida y como toda vida humana,  una célula, tiene una dignidad intrínseca desde el primer momento. Planteo como hoy en día tenemos que interpretar como fue la Encarnación, cuando decimos que Dios se hizo hombre y pensamos que fue como en una película que aparece de adulto de repente  y ya está. Pues no,  Dios se hizo hombre está claro se hizo célula.  No es que solo sea humilde porque nace en un pesebre  en una situación de pobreza sino que se encarna en la forma más frágil de vida humana: el cigoto. Con los conocimientos científicos que tenemos quedan pocas dudas, sabemos que es así.

 

Pero no solo la Encarnación, la Visitación tiene también explicación científica, ¿no es así?

San Juan Bautista tenía seis meses en el vientre de Santa Isabel,  eso significa que escuchó el saludo que hizo la Virgen y sabemos desde el punto de vista científico que a esa edad el feto tiene desarrollado el sentido del oído. Pero no solo hablamos de la Encarnación y la Visitación sino de la relación de la Virgen con su hijo desde el punto de vista científico.  Y es que se ha demostrado científicamente hará unos siete años, que  cuando una mujer está embarazada su corazón  adquiere células del corazón del niño. Esto no se sabía hace nada pero ahora sí sabemos que  hay unas células-madre del feto en el corazón, y lo sabemos porque mujeres que han muerto después de embarazarse se han encontrado células con cromosomas Y. Es curioso  por eso las mujeres responden muy bien a las insuficiencias cardiacas. Esto demuestra  que  la unión estrecha que hay de la Virgen con el Señor va más allá de la unión espiritual, también es biológica porque ella tuvo en su corazón células de Jesús.

Los evangelios están escritos por inspiración divina pero con los conocimientos actuales desde una perspectiva de fe  podemos saber  qué implicaciones tiene que Dios se haya hecho célula, y está claro que es un motivo para respetar cualquier vida humana desde el principio, una vida con alma. En el libro hablo de excepciones de la naturaleza como  son los gemelos, en algún momento el embrión se divide en dos, desde el punto de vista biológico conocemos como ocurre,  pero ¿qué  es lo que pasa cuando adquieren el alma?, entramos en todo esto y lo que supone, lo que  eso  implica para esa persona. Las quimeras sería lo contrario, son dos embriones que se juntan y hay personas que tienen células de dos embriones distintos, hay centenas de casos, de personas que han nacido después de la unión de dos embriones, en el libro analizamos desde el punto de vista científico y desde la fe que pasa con el alma.

 

 

¿Por qué te decides a escribir este libro?

El motivo por el cual es porque vi que en este campo incluso con personas bienintencionadas hay un total desconocimiento. Teníamos conocidos que recurren a la fecundación in vitro, y cuando vas a una clínica te van a cobrar entre tres mil y seis mil euros con o sin éxito, es un negocio por lo tanto la información que te dan es muy sesgada. Estamos es una sociedad que nos presenta como buenas cosas que claramente no lo son. El libro nace para dar una perspectiva científica desde la fe que puede ayudar a muchas personas que tiene que tomar decisiones. Nos encontramos  con que actualmente  entre el quince y el veinte por ciento de los matrimonios no pueden tener hijos, es tremendo. ¿Qué tiene que hacer un matrimonio cristiano si quiere tener hijos? Esta pregunta es constante y además  me hacían muchas consultas de bioética. Soy vicepresidente del Comité de Ética Asistencial  en el Gregorio Marañón y a menudo observo que está fallando la información moral y ética pero también la científica. Si no tienes claro de cuando empieza la vida…. al mes un embrión ya tiene corazón. El objetivo: Intentar transmitir todos estos conceptos que están fallando.  He intentado poner sobre papel las respuestas a preguntas que he recibido y muchas veces personas que tienen una vida de fe me demuestran que hay mucho desconocimiento. Este libro está pensado también para un público joven, a ellos les doy charlas y tienen muchas dudas.

 

Convertir a Dios en una célula es acercarlo a nosotros y por lo tanto conocerlo mucho más.

Yo creo que sí, porque nos hace ver hasta qué punto llega la generosidad de Dios que no solo nace sino que se convierte en la forma de vida humana más frágil que existe, es comprobar el amor que nos tiene el Señor para convertirse en una célula y permitir la salvación. Muchas de las cosas de las que hablamos en el libro es ver cómo se pude tergiversar de forma inadecuada esta información. Hay mucha manipulación inadecuada a través de la manipulación del  lenguaje, por ejemplo se habla de “niños medicamento” que no es otra cosa que en un laboratorio desechar los embriones hasta concebir el adecuado.  Niños que se conciben haciendo selección de embriones es decir, matando a  sus hermanos y para salvar a ese hermano enfermo se mata a otros y se le llama “embrión medicamento” . Desde el punto de visto biológico la vida humana empieza en el momento de la concepción para facilitar la fecundación in vitro se creó el “pre embrión” y eso es algo que no existe, es el embrión antes de colocarlo en el útero, pero es un embrión. Esta manipulación del lenguaje nos lleva a que los medios de comunicación presenten como positivas noticias que no lo son, incluso medios que nunca pensaríamos que lo hicieran.

Como el caso del Reino Unido de estas últimas semanas que ha aprobado la creación del embrión con dos madres y un padre, más allá de la fecundación in vitro por aquello de esta técnica, esta persona no tiene una madre como tal sino parte de la célula de dos madres. Se crea artificialmente un óvulo a partir de dos mujeres, estamos jugando a fabricar personas en un laboratorio, es muy peligroso.

 

Mientras que tratas de demostrar que Dios se hizo célula, el hombre juega a ser Dios.

Pues sí. Estamos fomentando una cultura de la muerte. Fíjate  a veces en  la reacción de la gente a través de un embarazo y en vez de felicitarle no sabes si le estás dando el pésame. Es fundamental ver el inicio de la vida humana como una buena noticia, y lamentablemente el mensaje que se lanzan no es este.  Se ha vendido que el aborto es progresista, mucha gente de izquierdas sin embargo se ha manifestado en contra, mandatarios europeos. Y se ha magnificado el derecho de la vida de la madre, si hay que elegir que sea a favor de la madre. Pero  eso no está tan claro, y ahí tenemos el  ejemplo de mujeres que eligieron tener el niño a costa de su vida. Hay muchas personas que ven un hijo como un derecho y han dejado de verlos como un don,  por eso puedo elegir cuando y como,  y si puedo elegir el sexo mucho mejor, y si no lo quiero también.

Se ha perdido el respeto por la vida humana, llegamos a situaciones que son contradictorias. En España hay varios médicos condenados por privar el derecho a abortar a varias mujeres. El feto venía con un Síndrome de Down y la madre lo ha  demandado porque no hizo el diagnóstico a tiempo para que a ella le hubiera permitido abortar. ¡Privar de derecho a abortar! Algo que es un crimen lo convertimos  en un derecho. Se sabe que muchas de las enfermedades por las cuales se están realizando abortos son enfermedades que tienen buen pronóstico o con buen tratamiento, y aunque no lo fueran no  lo justificaría porque la idea es que si dejan de nacer niños con enfermedades porque les matamos, la investigación no avanzará mucho.

 

Además de leer este libro para entender, ¿podemos hacer algo?

El último capítulo yo lo dedico a la oración, al poder de la oración.  Y es que la situación es tan mala que la solución la tiene el Señor, y nosotros tenemos que rezar mucho por ello.

Titulo: “Y Dios se hizo…célula”

Editorial: Palabra

Páginas: 96

Precio: 7´50 €

Please reload

Categorías
Please reload

Temas
Please reload

Archivo
Please reload

Sede Central: Avda. Isabel de Farnesio, 9

Boadilla del Monte (Madrid)

CIF: G84716885

646 17 57 03

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon

Facebook

Twitter