Año de la misericordia

22 Apr 2016

 

El Papa Francisco ha declarado el Año de la Misericordia, el pasado mes de septiembre nos explicaba las formas en las que los fieles pueden obtener la indulgencia durante este jubileo. La indulgencia podrá ganarse durante este año peregrinando a los siguientes lugares:

1.- En la puerta Santa de cada catedral o en las iglesias establecidas por el obispo diocesano y en las cuatro basílicas papales en Roma.

2.- En los santuarios donde se abra la Puerta de la Misericordia y en las iglesias que tradicionalmente se identifican como Jubilares.

En cualquiera de los siguientes casos que se mencionan para obtener la indulgencia se debe cumplir primeramente con las condiciones habituales: confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Santo Padre.

 

El Papa Francisco señala también que cada vez que un fiel realice personalmente una o más de las obras de misericordia corporales y espirituales “obtendrá ciertamente la indulgencia jubilar”. Sobre los enfermos y las personas ancianas que no pueden salir de casa, el Pontífice afirma que para ellos “será de gran ayuda vivir la enfermedad y el sufrimiento como experiencia de cercanía al Señor que en el misterio de su pasión, muerte y resurrección indica la vía maestra para dar sentido al dolor y a la soledad. “Vivir con fe y gozosa esperanza este momento de prueba, recibiendo la comunión o participando en la Santa Misa y en la oración comunitaria, también a través de los diversos medios comunicación, será para ellos el modo de obtener la indulgencia jubilar.

Pero ¿Qué es la indulgencia?, la indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal de los pecados, ya perdonados, en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos.

No podemos perder en este Año Santo la gracia de ganar la indulgencia Plenaria pasando por las “puertas” establecidas en nuestra Diócesis por Don Joaquín, nuestro obispo. Las puertas son las siguientes: la Iglesia Catedral Santa María Magdalena y el Santuario del Sagrado Corazón de Jesús en el Cerro de los Ángeles.

 

Atravesar la Puerta Santa es signo de una verdadera conversión de nuestro corazón. Cuando atravesamos aquella Puerta es bueno recordar que debemos tener abierta también la puerta de nuestro corazón. Os animamos a acudir a las puertas de nuestra Diócesis.

 

Temas:

Please reload

Categorías
Please reload

Temas
Please reload

Archivo
Please reload

Sede Central: Avda. Isabel de Farnesio, 9

Boadilla del Monte (Madrid)

CIF: G84716885

646 17 57 03

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon

Facebook

Twitter