Testimonios

Testimonio real (Pablo y María) - COF Getafe

Pablo y María llamaron al COF y, en unos días, sin saber muy bien como, ni si había sido uno o el otro el que había decidido acudir, con algo de miedo y mucha incertidumbre sobre cómo serían las cosas, se encontraban en la entrada del COF esperando a ser atendidos. Unos meses después se despedían de quien les habían atendido con muchos pensamientos en su cabeza y con cierta tristeza al pensar que ya no volverían más a ese lugar y, aunque esto, por supuesto, era una buena noticia, sentían nostalgia porque entre aquellas paredes habían descubierto, pensado y sentido muchas cosas que les habían permitido reencontrarse. En la cabeza de María pasaron estos pensamientos "¿Por qué no vinimos antes? Hubiera sido todo más sencillo, nos hubiéramos ahorrado algunas heridas ¿Por qué nadie nos habló antes de esta posibilidad?". Pablo cruzaba el siguiente pensamiento mientras metía la llave en el contacto para arrancar el coche: "Desde luego, las personas tenemos demasiados prejuicios, el orgullo nos puede, queremos siempre arreglarlo todo nosotros solos, sin ayuda, nos da como vergüenza contar nuestras dificultades. Más aún si estamos dentro de la Iglesia.

 

Si la gente supiera lo que esto puede ayudar, habría lista de espera para venir al COF. Incluso si estás bien te ayuda a estar mejor". Estaban tristes porque entre aquellas paredes habían aprendido a releer su historia y sus diferencias, habían llorado y reído, habían entendido que el otro no pretende hacerles daño, que aquello que creían roto se podía reconstruir. ¡Y lo habían hecho ellos mismos! ¡Con sus propias "manos"! Eso sí, es cierto, no solos, sino con la ayuda de Dios y de uno de los orientadores familiares del COF de Getafe.

La historia de Pablo y María se repite cada año en el COF de Getafe. Es una historia real, aunque estos nombres no sean sus verdaderos nombres. En un momento determinado sintieron desesperanza, y reconocieron que necesitaban una mediación, un apoyo coherente con su ideal de matrimonio y familia, una ayuda profesional. Se encontraron entonces con mucho más de lo que esperaban, pero tuvieron que dar el paso, el paso de llamar, de acudir al COF. 

De ir cada quince días a la cita. Algunas veces fue más fácil, otras sentían que les faltaba el ánimo. Se encontraron siempre con una buena acogida, cuidadosa, delicada, respetuosa, misericordiosa. También a veces con la limitación humana que supieron disculpar.

Y en su caso conocieron de la existencia del COF porque lo leyeron en una hoja parroquial, y se atrevieron a llamar y preguntar, pero en otros casos hará falta más empujones: la invitación del párroco, la orientación de unos amigos. Quizás haya una familia que lo necesite y no acostumbre a leer la hoja parroquial, unos nietos, unos primos, hermanos, unos amigos. O que ni siquiera venga a la parroquia. Ahora tú puedes compartir con quien veas que pueda requerir el apoyo del COF para cualquier dificultad en la familia, que existe un lugar en el que les pueden ayuda y que a Pablo y María les fue bien, que ellos también creían que sus dificultades eran demasiado grandes y sin embargo, hoy, un matrimonio que creían perdido es ahora nuevo y más fuerte que antes.

Martiño Rodríguez
Orientador Familiar
COF - Getafe

Sede Central: Avda. Isabel de Farnesio, 9

Boadilla del Monte (Madrid)

CIF: G84716885

646 17 57 03

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon

Facebook

Twitter